Cover 2
El saber artesanal tiene como fundamento tres habilidades: el de localizar, indagar y desvelar. La primera implica dar concreción a la materia; la segunda, reflexionar sobre sus cualidades; la tercera, ampliar su significado.
Richard Sennet

Los Vinos | Tintos

El Precipicio

El Precipicio Mencia

Desde la bodega, Pepe divisa el pueblo de Petín a sus pies y en inviernos rigurosos, como suele ser habitual, la nieve cubre las cepas ayudando, si cabe, a fijar más el agua necesaria para los veranos calurosos de la Galicia interior.

Se hace necesario recorrer varias y diversas fincas, muchos kilómetros para poder buscar lo especial. Pequeñas parcelas que son conocidas como pezas o también sortes y que el sistema de herencias de Galicia ha llevado a casi ínfimos tamaños a lo largo de la historia, exigiendo, de este modo que el trabajo sea más meticuloso para encontrar lo excelente.

Como resultado estos dos vinos, un Godello que expresa la mineralidad y profundidad de sus escasas parcelas y con pobres rendimientos de fruto que permiten, si cabe, una mayor concentración de la fruta que se adorna con la acidez particular lograda por las pizarras de sus enrevesadas pendientes. De sus Precipicios.

El tinto es hijo de las mismas tierras, próximas al límite, tanto en el trabajo físico del hombre, como las condiciones en las que lo realiza. Partimos aquí de la fusión de las viejas garnachas tintoreras suavizadas en tinos de madera francesa y de edades cercanas a los 80 años con mencias que, llegando a la mayoría de edad fusionan esta sedosa juventud con la elegancia y cuerpo de la primera.

El Precipicio es su nombre en la medida que llegando a los límites del saber hacer, no hay mas allá, tierra firme que soporte su materia.

Ir arriba

Finca La Viajera

Finca La Viajera Crianza

Con el paraguas del Duero siempre presente desde las tierras burgalesas de la familia Aragón en Quintana del Pidio hasta las vallisoletanas de La Seca y su capital Rueda venimos con Finca La viajera a expresar el elaborar particular de cada terruño guiados por las manos expertas que los han visto nacer.

Desde la juventud del vino tempranillo en su versión joven, elaborado sin madera que reste expresividad a su fruta y fortaleza, pasamos a la crianza elegante realizada en maderas predominantemente francesas pero también americanas. Vino que expresa con rigor los pagos a los que pertenece en la extensa propiedad de 90 hectáreas familiares.

Para completar el trío, un Selección Especial de uvas viejas de pagos o terruños casi olvidados, casi centenarios, pues la viña vieja se ofrece aquí en su mejor expresión, donde la mano del desarrollo agrario que llevo a muchos parajes a otros cultivos alternativos no paró su vista en estas laderas. Gracias damos por ello.

Unido a estos tres tintos hermanos, hemos querido unir en su bautizo a un particular Rueda elaborado con viejas cepas y que su elegancia natural, más corpulenta y robusta que nuestra Pizpireta, le otorga un trato diferente, que no mejor. El acompañamiento de una suave madera, que aporte elegancia y realce, nos permite este blanco potente a la vez que sedoso, goloso y encorpado.

Buscar, indagar, investigar... movimiento y acción necesarias para buscar lo extraordinario bajo nuestro punto de vista. Recuperar el sentido de la palabra viajar con la calma y reposo suficientes para asimilar lo visto de las tierras y familias como la que ilustran estos vinos. Siempre aprendiendo. Finca La Viajera es su nombre.

Joven

Crianza

Vendimia Seleccionada

Ir arriba

Marquesado del Alto

Marquesado del Alto Crianza

La Rioja es siempre la primera palabra de vino que viene en mente cuando hablamos de España. La reconocida internacionalidad de sus productos llega, como en Oporto, a todos y cada uno de los rincones de este planeta.

Desde La Maleta no hemos querido dejar pasar la oportunidad de portar en nuestro equipaje un ramillete de vinos de esta noble e histórica zona.

Marquesado del Alto, pretende desde su linaje anclado en el inicio de los tiempos modernos para la Rioja, hacer un retorno a lo clásico y vestirlo de moderno. Retomar el sentido de los vinos finos que a pesar de las idas y venidas de las modas, siempre han estado muy presentes en los paladares entendidos y fieles a un estilo. Vinos que saben a uva y no se avergüenzan de ello. Este nuestro sentido homenaje.

Desde un tempranillo joven de la Rioja Alta, como sus dos hermanos, sin madera y vistiendo con fruta expresiva pasamos a un carácter más aterciopelado del crianza. Vino criado en maderas francesas y americanas pero cuya expresión es muty distinta de su hermana Finca La Viajera en La Ribera del Duero. Diferentes y expresivas ambas.

Para acabar un clásico reserva, mecido y redondeado en maderas con tiempo suficiente para su perfecto disfrute en el descorche. La novedad está en lo clásico.

Marquesado del Alto, fiel a sus principios ha buscado las viñas para expresarse de este modo y La Rioja Alta es, para nosotros con el viñedo de Haro su capital y entornos el lugar mas apropiado para ello. Viejas viñas pero sabio trabajo, como siempre, sólo a mano.

Joven

Crianza

Reserva

Ir arriba

Da nossa mão

Da Nossa Mao Grande Reserva

Portugal no sólo es para algunos de nosotros nuestra segunda casa sino el lugar donde hemos profundizado en conocer la viña y sobre todo, a apreciar el profundo saber vitícola de sus gentes. Con elegancia y silencio, así caminan los vinos portugueses de esta zona única en el panorama vitícola mundial.

Trabajar y vivir en el Alto Douro es una experiencia que nadie debería dejar de experimentar para poder sentir el vino en toda su expresión. Los espacios naturales donde la mano del hombre ha marcado su huella en la profunda y dura pizarra. Donde domar esta salvaje naturaleza para el cultivo de la vid es una tarea de héroes vestidos de hombre. Donde la viña lucha por salvarse en altitudes y climas extremos que la esculpen.

Es aquí donde solo el trabajo del hombre hecho a mano y como artesano experimentado podemos obtener vinos sin par como los del Alto Douro.

De ahí nuestro nombre, De Nuestra Mano perfilados por la manos sabias de Francisco Gonçalves y Rui Madeira, representantes de un orgulloso y sabio estilo. Bebemos pues de la tradición y la hacemos viajar a lo que hoy requiere el mercado mundial.

Todo el abanico de blancos con su madera integrada elegantemente y sus hermanos tintos y Portos llevan la misma rúbrica de respeto, sobre todo, a las manos que los han puesto en el lugar que se merecen desde hace mas de 300 años. Y, por supuesto, a las uvas autóctonas con un futuro más prometedor de toda su historia.

Da Nossa Mão, semper Portugal.

Reserva

Grande reserva

Ir arriba